miércoles, 24 de julio de 2013

La niñez, algo de adolescencia...

Pues lo pensé mucho, bastante, dejando pasar este momento, y claro entre editar y editar, volviendo a editar, puede que hasta lo borre, ya que tengo muchas dudas sobre lo que tengo que escribir aquí sobre mi, y mi niñez...

Tengo en realidad pocos recuerdos, algunos muy fuertes, algunos muy cálidos, empezaré por los lindos,  al menos para mi, el barrio,  la cuadra 4 de Próceres, para ser exactos, Av. Próceres 445 Rímac, teléfono 819236, mi casa,  recuerdo exactamente esos datos,  una salita comedor, un dormitorio, el altillo, un baño y cocina, era todo, pequeñito, el Rímac, un lugar donde vivía gente digamos que en su mayoría era limeña, mis padres y hermanos habían vivido ahí toda la vida, la de ellos al menos, nos conocíamos entre todos, las amigas de siempre de mi mamá, la señora Justina, sus hijos, amigos de José, y sus nietas, una de ellas mi amiga hasta ahora, la chinita Erica, los Hamada también, los Ampuero, los Fujita, el famoso Arturo, en fin, tantas personas, tantas familias, el local, del Inca Cotton, de fiestas, esas gradas que quedaban justo al frente de mi casa y donde los chicos de la cuadra o de otras venían a sentarse a conversar , a tomar un trago, a hacer hora pues, las tiendas, la de Victor de la esquina, el que fiaba todo, para ser mas claros, el trago, ja ja ja, la Mina, la paisana de la otra esquina, la farmacia, ay que recuerdos....

Ahora va la familia, mi mami, una dulce señora, primero hablo de su imagen, la recuerdo bien arreglada siempre, con su pelo teñido de rubio, colorada ella, bien maquillada y con tacos, ropa siempre como dicen dando la hora, le gustaba estar siempre bien, será entonces que lo heredé de ella, el arreglarme, aunque acá en casa ahora que no salgo pues he perdido algo de eso, a Daniel no le gusta para nada, pero bueno a veces que igual no salgo, me maquillo un poco, me hago el pelo con secadora y así, en fin, mi mamacita, pues la recuerdo jugando conmigo, llevándome a lugares, con mis amigas jugando a las cartas, viéndome jugar con las vecinitas, y me decía cuidado Lili te van a robar tus juguetes ja ja ja, siempre desconfiando de mis amigas vecinas, porque ella decía que eran mas grandes que yo, no confiaba pues....en cuanto a cuidarme pues era, hmmm no sé, no era que me hiciera la lonchera como otras mamás que si les ponían su desayuno, a veces recuerdo que en colegio ella iba a dejarme la loncherita naranja que estaba sin asa recuerdo je, tenía un alambre forrado de plastico, era un cable amarillo, tenía otra que estaba nueva pero se caía todo, asi que la naranjita era la del camote, a mi me extrañaba eso, que ella no preparaba desayuno para mi, es decir temprano, yo veía  otras mamás les cocinaba a sus hijos para llevar al cole o al trabajo, pero ella no, ella era así, cocinaba si para todos, a la hora cerca al almuerzo, para ella no había que madrugar, era su forma, supongo que a ella también la trataron asi, mi abuela segun ella misma contaba, era una mujer fría, que no era cariñosa, que era su papá, mi abuelo Collantes el que les dio mas afecto de los dos, pero era en general una señora cariñosa, le gustaba cantar, Déjalos, su canción decía ella, cuando estaba en tragos...con los años se fue poniendo mas pegada a mi, mas compañera, sería la edad supongo...

Mi papá, hombre que vi muy poco en realidad, lo vi mas en tragos la verdad, trabajador y mujeriego, algo me enteraba siempre que coqueteaba o se acostaba con ciertas mujercitas de dudosa reputación, como soltaba billetes y trago pues, seguro por eso le daban bola, o quizás tenía cierto encanto, aunque lo dudo, lo recuerdo distante de mi, de mis hermanos, era extraño verlos juntos solamente cuando tomaban licor, había cierta complicidad de padre e hijos varones solo en esa situación, triste la verdad, ahora comprendo que el acercamiento de ellos fue casi nulo estando sobrios y que en realidad no supo como acercarse a sus hijos para darles afecto, lo que yo siempre supe fue que daba muchas cosas materiales, en especial a Ruddy, y que José siempre tomó eso como un desprecio, como las sobras que dejaba el hermano mayor, imagino lo dolido que estaba y que fue guardando resentimientos con los años....pero bueno, creo que de el aprendí a trabajar y ganarte el pan con el sudor de tu frente y sin hacer cosas chuecas, el decía, yo no hago esas cosas, pasar droga en los buses de Tepsa, que era donde trabajo por casi 30 años, y nunca hizo ese tipo de negocios, como también recuerdo, a mi padrino, que no era en realidad mi padrino, Augusto Alvarez Silva, mi lindo padrino, cariñoso, bonachón, siempre alegre, ahijadaaaa, me decía, tan lindo, me traía con cariño mis muñecas, murió tan joven, coma diabético, tampoco quiso a un hijo que fuera ladrón con chapa con decía por los policias, cuando mi padrino podía hacer el contacto para que Ruddy entrara directo a ser hasta capitán, pero no quiso, quien sabe cual habría sido la suerte de el si ingresaba...

Ruddy, mi hermano mayor, casi 17 años mayor que yo, conviví muy poco con el, de niña me refiero, con decir que casi ni lo ví, sabía que tenía otro hermano, nada mas en esa época, he comprendido ahora con los años, que siempre como que buscaba estar lejos de nosotros, por alguna razón creció así, como buscando cariño quizás, buscando a un grupo donde pertenecer,  incomprendido, querendón, pero rabioso, quería tener siempre la razón, alguien le había hecho creer que era superior a nosotros sus hermanos, nunca sabré que fue lo que pasó con el, solo sé que tenía una rivalidad muy fuerte con José...luego el accidente, nos marcó a todos para siempre, luego contaré eso...

José Luis, José, Papitas, como le decían en el barrio, me llevaba 14 años, era muy querido, por su sencillez, buen amigo, nunca escuché a nadie hablar mal de él, jamás, amiguero pero creo, que superficialmente, porque no le conocía amigos asi, entrañables, durante una época muy larga, recuerdo a Koki y Arturo, paraban los tres para todos lados, luego comprendí el porque de dicha unión, era para drogarse, en el pico mas alto de su adicción, de la primera es decir, pero por otro lado, nuestra convivencia como verdaderos hermanos,  siempre cerca, cerca de mi, había una conexión especial, supongo que porque me vio nacer, era yo como su hija, me cuidaba, juntos desayunando, almorzando, estando siempre  juntos, peleando, a los golpes, a los gritos, a los llantos, tardes, noches, fines de semana, siempre con música, la radiola querida, la Emerson, que reventaba los oídos a todos los de la cuadra y los de las otras también, ja, bulla que extraño, el me acompañaba a todos lados, al cine, con Merly a los juegos, mi querida Merly, mi amiga del cole María Parado de Bellido, como mi hermanita, la hermana que nunca tuve, pero que sentí de verdad que no me hizo falta, tenía a mi hermanito ahi, conmigo siempre, era renegón, celoso, cariñoso, tenía una manía, cuando se hacía el juguetón, se cogía con la boca, los dientes es decir, el dedo medio de la mano y sacudía su cabeza hacia los lados, me hacía gracia, era bien chistoso por ratos, le gustaba poner chapas a todos, era como quien dice un matalascallando, ja ja ja, y mi mamá era su cómplice, como yo andaba a veces con amiguitas, ellos dos paraban juntos, para todos lados como novios, mas adelante iré contando los temas que lo aquejaban...

Debo mencionar también a mi perrito, al querido Toby, mi caramelo orejón, de ojos grandes y bonitos, compañero de todos en la casa, renegón como el solo, nos dio muchas alegrías, también tristezas cuando nos dejó, cuando en esa casa donde nos tuvimos que mudar todo era sufrimiento...todos fuimos muriendo de a pocos ahi....pero luego seguiré con esa parte...

Y así vivíamos en el Rímac, yo iba al colegio de Castilla, Nro 3010, las amiguitas, solo una, Wendy y su mamá, Pamela su hermana,  hasta ahora grandes amigas, el resto me llegaba, los ignoraba, ahora llaman Bullying a eso que me hacían, si, eso me hacían, pero yo pensaba para mis adentros, estos piojosos, me resbalan, y no les hice caso nunca, felizmente para mi, había otro lugar, el Icpna, el inglés, sábados y hasta de lunes a viernes, fue algo muy importante para mi, ir, ver otra gente, otras realidades, iba a las casas de las compañeras con mi mamá, nos invitaban, era otra cosa, por eso creo no me afectó lo de esos niños envidiosos, me fortalecio, me hizo mas segura de mi misma, agradezco a mis padres, que al menos contribuyeran a instruirme en lo del idioma a temprana edad, me sirvio, fue mi trabajo luego, quien lo iba a decir, pero fue asi luego...

Hasta que llegaba la adolescencia, ahi comencé a tener amigos, amigas, salir, solo un poco porque no me dejaban mi mamá ni mi hermano, ni a fiestas fui, solo por ahi al barrio, a conversar, me cuidaban mucho, creo que era mas mi hermano que no le gustaba que yo esté solita por ahí andando tarde de la noche, así que siempre terminaban buscándome para llevarme a la casa tipo 11 y tantos, sacaban al perrito mi mamá y José y me iban a buscar, que lindos momentos, me sentía importante que fueran por mi, aunque a veces renegaba que no me dejaran quedarme mas tiempo,  finalmente llegaba a casa, a ver la tele o a escuchar música, era tan divertido, me sentía protegida...
algunos enamoraditos,  nada serio, ni siquiera llegamos a estar solos, con eso creo que se entiende que de un beso no pasaba, besos en público, entiéndase que no me dejaban ir sola a lugares lejanos...ja

Luego llegaron mis 16 años, había conocido a Daniel un año atrás, y fue el primer enamorado que mi  hermano y mi mamá conocían, porque eso si era un enamorado, salíamos solos, hasta una hora aceptable de la noche, iba a la casa, al que no le pareció obviamente era a mi padre, pero que mas daba, para mi no era importante si el lo aceptaba, para mi los importantes eran mi mamá y José, punto.

Luego empezó la temporada mas trágica de mi vida, y la de todos creo, era momento de irnos del Rímac, mi padre se jubilaba y no se podía pagar mas el alquiler y hasta mi mami empezó a trabajar, si, a trabajar, ella que nunca había trabajado, sabía que se venían los momentos mas difíciles y empezó a preocuparse por pagarme los ultimos meses del ingles, y asi fue...nos mudabamos, a Huandoy, eso que sonaba a provincia, y que casi era como vivir asi, tan lejos de todo y de todos, todos con los que habíamos compartido tanto, ya no estaban mas...nos ibamos, y todo iba quedando atrás....

Llegaba el momento de trabajar para mi, para esto, ya Ruddy había sufrido el accidente años atrás , me parece que el 89, un perro le había arrancado la nariz por completo, aunque intentaron reconstruirsela, no se pudo, no tenía seguro, le consiguieron uno, pero en medio de huelgas del sector salud, no se pudo hacer mucho, estuvo internado por meses y nada, nunca se pudo operar, el ya traía el problema del alcohol desde antes y esta realidad lo enfrascó mas en el licor, se perdio por completo, al mudarnos empeoró, creo que los golpes, la violencia de mi padre por un lado y la falta de caracter de mi madre, hicieron de mis hermanos personas resentidas con la vida, sin una guía, mucho rencor hacia mi padre, mucho dolor, demasiada frustración,  quizas de lo que hubieran querido ser y hacer y no pudieron, José era muy tímido,  el había padecido a temprana edad de otitis que se volvio cronica con el tiempo, era tanto el dolor que sufria que le recetaban pastillas para el dolor intenso, pero el encontro en esas pastillas el escape a su timidez, empezo a drogarse, cambiaba su personalidad a otra, iba de callado a parlanchin, se ponia eufórico, hablador, era otro, muy distinto al que era cuando estaba sobrio, era muy triste verlo así, imagino para el era como huir de lo que no podía cambiar estando sano, viviendo en el Rimac, hubieron episodios que fueron lamentables, para todos, se descubría que el robaba las joyas que mi mama guardaba para mi, eran de oro puro, de 18 y de 24 k, y pasó por terapia, recuerdo el hospital Hermilio Valdizán en Chosica, una semana con los locos, internado ahi, lo miraba yo desde el carro de mi papá, yo no entendía mucho solo sabía que me dolía verlo ahi y no poder acercarme, las cosas habian estado siempre desapareciendo, pero no se sabia bien cual de los dos las cogía, ya que ambos tenian rabo de paja,  luego del Hospital, llego la fase de Ñaña, era un centro de rehabilitación, donde llegó a recuperarse, al menos por una temporada algo larga, lamentablemente eso luego empeoró de nuevo y recayó, muy mal, y ya nos mudábamos, en esas circunstancias las cosas empeoraron, animicamente estabamos todos mal, solos, la situación economica era paupérrima, la mas triste, por un lado Ruddy alcoholico, y José tambien estaba mal, iba al Rimac a alcoholizarse, a perderse, lo encontraan tirado por las esquinas, lo llevaban , lo recogian para que no le pase nada, era una epoca demasiado triste....pero ya, luego seguiré que ahora tengo que acostarme....





Siempre te amé querido Cinnamoroll!!!!


Resized Wallpaper - cinnamoroll Wallpaper

Cinnamoroll


Cinnamoroll is a cute little puppy character that was created by Sanrio. He doesn't quite look like your normal run-of-the-mill puppy, but he is still pretty cute with those long fluffy ears! He arrived at Cafe Cinnamon's one day for a tasty treat and decided to stay and be their new mascot. Him and his friends, all with foody names themselves, love to eat sweets! They use those adorable ears to fly around in the fluffy clouds and visit all of their friends. Check out some more info about Cinnamoroll and his friends, including cartoons and merchandise!

Cinnamoroll - cinnamoroll Wallpaper

This is Sanrio's official despcriptionof Cinnamoroll:

" One day while the owner of Cafe Cinnamon was admiring the sky, a tiny white puppy came floating by, looking just like a small fluffy cloud. She thought, 'Maybe he got a whiff of the cinnamon rolls and came to check them out..' She was right! The curious little pup really took a shine to the cafe owner and her delicious cinnamon rolls, so he decided to stay. And since his tail was plump and curled up like a cinnamon roll, she decided to call him Cinnamoroll. Sweet little Cinnamoroll was instantly popular with the customers, and soon became Cafe Cinnamon's official mascot. Now when he's not napping on the cafe terrace, you can find Cinnamoroll flying around town looking for fun, new adventures with his friends, Chiffon, Mocha, Espresso, Cappuccino and, of course, little Milk! His birthday is March 6th"

Cinnamoroll - cinnamoroll Wallpaper



Capuccino

All brown except for the white area around his mouth, Cappucino is cute, loveable, and laidback. You can usually find this little puppy curled up under a table taking a snooze.

Mocha

Mocha is the resident fashionista. She is always looking out for the latest trends.




Espresso

The brains of the group, Espresso won first place in the dog show.

Chiffon

Chiffon is the resident health nut and sports buff. Don't try and challenge her to a race if you don't like to lose!

Milk

Milk, the baby of the bunch, has a tendency to be a little spoiled. However, he looks up to Cinnamoroll and loves him very much.



Cinnamoangels

A character from Sanrio's world of Hello Kitty. Mocha, Chiffon and Azuki make up a trendy girl group called the Cinnamoangels, based on Mocha's dreams of being a TV idol.



Cinnamoangels Wallpaper - cinnamoroll Wallpaper

miércoles, 10 de julio de 2013

Bien de salud Dr Perez Albela

el exceso de genitalismo puede generar robotismo... tan cierto...

vitamina e
castañas pecanas
lecitina
ajonjoli
magnesio
quinua kiwicha cañigua
olluco
tofu
almendras mucha
cebolla ajos
limones verdes con cascara
hierba buena (con limones)
magnesol

todo esto de arriba es para aumentar la fertilidad




miércoles, 3 de julio de 2013

Maravillosa Heidi de nuevo

Mi dulce hijita me sorprendió el otro día cantando esta hermosa canción, yo la escuchaba encantada con esa vocesita tan linda que tiene a sus 4 añitos 11 meses, me sentí tan feliz, era como verme a mi misma mirándola cantar así, luego en la noche cantábamos en su camita y no pude evitar derramar una lágrima al mirarla siendo tan feliz, te amo hijita, haré lo que esté en mis manos por verte siempre feliz, perdona mis malos ratos a veces, intentaré siempre ser mejor para ti, y que me recuerdes con amor, cuando seas grande y comprendas el inmenso amor con que los padres aman a sus hijos y a veces en ese intento de hacer las cosas "bien"


metemos la pata en grande.

Copo de nieve

Me gusta a mi recordar
como fue que te encontré
yo te vi detrás de un abeto
te llamé copo de nieve
junto a ti
corrí y en la nieve resbalé 
si algún día yo me voy
jamas te olvidaré

Me gusta a mi recordar
como la primera vez
la ilusión de andar en la pradera
el despertar de la primavera
junto a ti amiguita
cuantas flores yo corté
si la vida nos separa
jamas te olvidaré

Junto a ti
corrí
y en la nieve resbalé
si algún día yo me voy
jamas te olvidaré

domingo, 2 de junio de 2013

Heidi

Esta belleza de canción me lleva a mis años de infancia e inmediatamente siento un nudo en la garganta, aunque es una mezcla de emociones muy fuertes, me lleva a pensar que esos años fueron y serán una parte demasiado importante en mi vida. 
Ahora mi pequeña Fatimita, quien tiene actualmente 4 añitos y 9 meses ha empezado a ver la serie y esta más que encantada, hacía tiempo que le había yo enseñado la canción de Abuelito dime por Youtube, y le gustaba mucho, ahora encontré la serie y estamos los tres muy contentos de compartir con nuestra hijita esta serie tan hermosa, que data de 1977. 


Oye   (canción del final de Heidi)

Mira el sol 
como sale
por detrás de la montaña
la cabaña ya se abrió 
qué bien
 junto a las cabritas correré

Cuando venga pedro jugaré con el
 y veré la nieve derretirse al sol 
Oye ya,
 como silba
 como corre y como salta 
ya resalta el cielo azul 
que bien
 junto a las cabritas correré   {RE} {LA} {RE} {RE} {LA} {SOL} {LA} {RE} (cantos tiroleses)

 Oye ya 
como niebla 
dulcemente gruñe y ladra
 su palabra de bondad qué bien! 
sobre sus espaldas subiré

 Canto y el eco devuelve mi voz
 y las aves acompañan mi feliz canción
 Oye ya
 como llama la gallina a sus polluelos 
el abuelo me avisó que bien sobre sus rodillas dormiré...

viernes, 10 de mayo de 2013

Minimizando las burlas


Minimizar las burlas: como pueden ayudar los padres a sus niños
Los niños que son burlados en un autobús escolar, en la clase, o durante el recreo a menudo no quieren ir a la escuela. Desafortunadamente, las burlas pueden ocurrir en todas partes, y es difícil impedirlas - a pesar de los mejores esfuerzos de los padres, profesores, y administradores escolares para crear un ambiente más cooperativo (Ross, 1996).
La mayoría de los niños se disgustan automáticamente si ellos son llamados por un nombre o ridiculizados de algún modo. Los padres no siempre pueden proteger a sus niños de estas situaciones dañinas, pero ellos pueden enseñar a sus niños estrategias útiles de como hacer frente a las burlas.
Los chicos que aprenden estas habilidades a una edad temprana pueden estar mejor preparados para desafíos sociales más significativos y conflictivos en sus años de adolescente y preadolescente.
Este resumen habla sobre los diferentes tipos de burlas, el por qué de que los niños se burlan de otros niños, y las estrategias para ayudarles tanto a los padres como a los niños.

Tipos de bromas
No toda las burlas son dañinas - la broma como juego puede ser divertida y provechosa. Las burlas y ser el objetivo de ellas pueden ayudar a los chicos a desarrollar habilidades sociales que ellos precisarán en la adolescencia y en la adultez (Ross, 1996).
La broma de buen gusto ocurre cuando esto hace que cada uno sonría o se ría, incluso la persona que está siendo bromeada. Por lo contrario, la broma hiriente incluye burla, insultos, humillaciones, y decir o hacer cosas molestas. A diferencia de la broma con buen humor, la broma hiriente puede hacer que la persona que esta siendo burlada se sienta triste, dolida, o enojada. La burla más hostil, que puede incluir el tormento o el acoso, puede requerir la intervención del padre, la persona que cuida del niño, profesor, o administrador escolar.

Porqué los niños hacen bromas
Los niños hacen bromas por diferentes motivos:
Atención: La burla es un buen modo de recibir la atención negativa, y, desafortunadamente, para muchos niños, la atención negativa es mejor que ninguna atención.
Imitación: Algunos niños modelan o imitan lo que les pasa en sus casas a través de actos de la misma manera que otros en la escuela o en la vecindad. Estos son niños que pueden ser burlados por hermanos o quiénes experimentan una agresiva o áspera crianza de sus hijos.
Sentimientos de Superioridad o Poder: Muchos bromistas se sienten superiores al rebajar a otros, o pueden sentirse poderosos cuando la burla molesta a otros.
Aceptación de los Pares: Es bastante común ver a niños participar en el comportamiento de las burlas porque ellos pueden percibirlo como la cosa "buena" que hay que hacer. Esto puede ayudarles a sentir la aceptación por parte de un grupo. La necesidad de pertenencia puede ser tan fuerte, que un niño puede molestar a otros para ser aceptado por los niños "populares".
Malentendido de Diferencias: La falta de comprensión de "diferencias" puede ser el factor subyacente de algunas burlas. Muchos niños no están familiarizados o no entienden diferencias culturales o étnicas. En algunos casos, un niño con un impedimento físico o una discapacidad de aprendizaje puede ser el objetivo de las burlas por ser diferente. Algunos niños critican a todo aquel que es diferente en lugar de tratar de aprender o entender lo que hace especiales a los otros.
Influencia de los Medios: Uno no puede hablar de las razones por el cual el niño hace bromas pesadas, sin reconocer la poderosa influencia de los medios de comunicación. Nuestros niños están frecuentemente expuestos a burlas, humillaciones, sarcasmo, y una falta de respeto en muchos de los programas de televisión dirigidos a los niños. 

Como pueden ayudar los padres – Estrategias para ellos
Cuando su niño experimenta la burla, es importante ver el problema del punto de vista del niño. Siéntese y escuche atentamente a su niño de un modo no crítico. Pida a su niño describir la broma. ¿Dónde pasa? ¿Quién es el que lo molesta? Entienda y valide los sentimientos de su niño. Podría ser útil para relacionar su experiencia de burlas cuando era niño.
Las siguientes estrategias también pueden ayudar:
  1. No reaccionar de manera exagerada. La reacción exagerada de un padre puede causar a un niño reaccionar de la misma forma.
  2. Comunique el mensaje, "Usted puede manejarlo." Incentive al niño a estar con otros niños que lo hagan sentirse bien, no mal.
  3. Examine su propio comportamiento. ¿Modela usted el comportamiento "de una víctima", o molesta usted a su niño inapropiadamente?
  4. Enseñe o revea y practique las estrategias que se mencionan a continuación.
  5. 

Las estrategias que los padres pueden enseñar a los niños
La burla no puede ser prevenida, y los niños no pueden controlar lo que los otros dicen; sin embargo, pueden aprender a controlar sus propias reacciones. Los padres pueden enseñar a sus niños las estrategias simples, esto les da autoridad y reducirán sus sentimientos de impotencia. Cuando los niños se dan cuenta que hay estrategias eficaces que ellos pueden usar en situaciones de burlas, sus habilidades de adaptación son reforzadas.
Auto-conversación: aliente a los niños a pensar en lo que pueden decir ante una situación burlona. Un niño podría decirse a si mismo, "incluso aunque no me guste esta broma, puedo manejarlo”. Un niño debería preguntarse, "¿es verdad la broma?”. A menudo no lo es.
Otra pregunta importante es, ¿Que opinión es más importante... la del embromador o la mía?
También es útil para el niño del que se burlan pensar en sus cualidades positivas para impedir los comentarios negativos.
Ignorar: las demostraciones de ira o dolor a menudo invitan a más burlas; por lo tanto, a veces es eficaz para los chicos no hacer caso a la persona que se burla. El niño que está siendo molestado no debería mirar o responder al emisor. Los niños deberían tratar de fingir que el que molesta es invisible y actuar como si nada ha pasado. De ser posible, alejándose de la persona burlona. Los padres pueden actuar "ignorando" a sus niños y elogiando a otros niños por su excelente “comportamiento”. Debería notarse que la ignorancia puede ser eficaz en situaciones de fastidios prolongados.
El Mensaje: el "mensaje" es un camino acertado para que los niños expresen con eficacia sus sentimientos. El niño expresa como se siente, lo que ha causado que se sienta de tal modo, y lo que le gustaría que otros hagan de diferente. Por ejemplo, un niño podría decir, "me siento disgustado cuando tu te ríes de mis anteojos. Me gustaría que te detengas." Esta estrategia generalmente funciona mejor cuando es expresada en una situación más estructurada o supervisada, como un aula. Cuando es usada en otras situaciones, como en el recreo o en el autobús escolar, esto puede conducir a más bromas cuando la persona que molesta percibe que el niño está disgustado. Sin embargo, esto es una habilidad fácil de enseñar a niños para ayudarles a hacer frente a muchas situaciones. El niño debería aprender a hacer el contacto con el ojo, hablar claramente, y usar un tono de voz amable.
Visualización: muchos niños pequeños responden bien a la visualización de palabras "saltan" de ellos. Se les proporciona la imagen de no tener que aceptar o creer lo que se dice. Otra visualización eficaz para un niño es fingir que él tiene un escudo a su alrededor que lo ayudara a prevenir que las burlas y malas palabras lo afecten. Una vez más, esta técnica otorga a los niños el mensaje de que ellos pueden rechazar estas humillaciones.
Replanteamiento: replanteamiento al cambio en cuanto a la percepción sobre el comentario negativo; es decir que se está convirtiendo la burla en un elogio. Por ejemplo, un niño molesta a otro acerca de su anteojos, "cuatro ojos, cuatro ojos, tienes cuatro ojos". El niño que es victima de aquella burla podría responder educadamente:  "¡Gracias por notar mi gafas!". Generalmente el niño que burla al otro queda confundido, sobre todo cuando no hay una reacción de ira o frustración. Otro niño podría responder al niño que fastidia diciendo "es una gran observación ofensiva".
Esté de acuerdo con los hechos:  concordar con los hechos puede ser uno de los modos más fáciles de manejar un insulto o burla (Cohen-Posey, 1995). El niño que fastidia dice, "Tu tienes muchas pecas". El niño que es burlado responde, "Sí, tengo muchas pecas". Los insultos de una persona que molesta, "Tu lloras como un bebe....". El niño burlado puede contestar, "lloro realmente fácil".  El acuerdo con los hechos generalmente elimina la sensación de querer ocultar las pecas o las lágrimas.
"¿Qué?": la respuesta de "¿que?" a la persona que pretende molestar transmite tal indiferencia que la burla no importa. Los niños encuentran esta respuesta simple, pero muy eficaz.
Responda a la burla con un elogio: cuando un niño es burlado, es a menudo eficaz responder con un elogio. Por ejemplo, si un niño es burlado sobre el modo en que corre, él puede contestar, "Tu eres un corredor muy rápido."
Utilice humor. El humor muestra que poca importancia es destinada a las humillaciones o comentarios medios..Las risas a menudo pueden convertir una situación hiriente en una divertida.
Pida ayuda. A veces, es necesario que un niño busque la ayuda o intervención de adultos si la persona que molesta es persistente.
Cuando la burla se convierte en acoso
La mayoría de los tipos de burlas pueden ser tratados con efectividad por los niños que participan, a veces con la ayuda de los padres, cuidadores, maestros, trabajadores sociales, o consejeros.La burla se convierte en acoso, sin embargo, si es repetida o prolongada, la amenaza o la violencia en los resultados, o implica contacto inapropiado o contacto físico.Los adultos deben estar alertas ante la posibilidad de acoso e intervenir cuando sea necesario si es sospechado o previsto.. En tales casos, puede ser necesario involucrar a administradores y padres para determinar el curso de acción adecuado para poner fin al acoso.

Conclusión
Usted puede ayudar a sus hijos a entender que las burlas no se pueden prevenir, y no pueden controlar lo que otros dicen. " Sin embargo, pueden aprender a controlar sus propias respuestas y reacciones, que "calmaran la burla".

Cuando se burlan de nuestros hijos....


Definición
Burla es toda acción o palabra realizada con el propósito de poner en ridículo a una persona.
Casi todos los niños tarde o temprano tienen que enfrentarse a las burlas. Burlas por lo general hechas por sus compañeros de clase, por sus amigos y en algún caso por sus propios hermanos. Para la mayoría de los niños las burlas de los demás es un fenómeno temporal, y pueden manejarlas sin grandes dificultades. Pero para otros, para algunos niños más vulnerables, las burlas son algo frecuente, en ciertos casos habitual, difícil de soportar. Las burlas pueden causar mucho dolor en los niños, y pueden afectar su amor propio y la manera en que se comunican con la gente.
Causas
Esta dificultad en encajar burlas puede ser debida:
  • a que el niño se encuentra diferente a los demás (más gordo, más moreno, más bajo, más alto)
  • a que el niño sabe que actúa diferente (es zurdo, cojea, tartamudea, habla con acento, tiene una religión diferente de la mayoría)
  • el niño reacciona mal frente a las burlas de manera que provoca más burlas.
Cuando las burlas son frecuentes, las víctimas necesitan ayuda para sobrellevarlas y también se puede enseñar a pararlas. Esta ayuda puede provenir de los padres o de los profesores o de psicólogos especializados.
Pautas para padres:
Los padres deben tener en cuenta que tarde o temprano casi todos los niños serán víctimas de alguna burla.
  • Para prevenir el sufrimiento:
    • Refuerce su seguridad con amor.
    • Inculque a sus hijos sentido del humor desde pequeños.
    • Practique a menudo el arte del chiste.
    • Procure aumentar en sus hijos la capacidad de reírse de sí mismos.
    • Enséñeles a no tener miedo al "qué dirán". Y en casos de niños muy sensibles, o si las burlas ocurren por un período de tiempo excesivo, la intervención de los padres es aconsejable.
  • Para ayudar a superar las burlas:
    Lo mejor que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos cuando se burlan de ellos es enseñarles maneras apropiadas para responder a las burlas. A continuación se ofrecen algunas pautas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos con las burlas.
Busque información.
Los padres deben averiguar detalles de las burlas por medio de sus hijos. Por ejemplo, deben averiguar la razón de las burlas, donde ocurren, como han reaccionado sus hijos, y qué sucede después de la ocurrencia. Los padres deben tratar de llevar una cuenta de esta información durante unos días para conocer la causa que provoca las burlas, si sus niños hacen cosas que las provocan, y si suceden regularmente.
Enseñe respuestas apropiadas.
Hay muchas cosas que los niños pueden hacer para responder a las burlas sin burlarse de otros:
Ignorarlas.
Muchos niños burlones se dan pronto por vencidos cuando se dan cuenta que no tienen audiencia. Los padres pueden enseñar a sus hijos a ignorar las burlas dándose media vuelta y retirándose sin decir nada. También pueden enseñar a ignorarlas replicando con un viejo refrán castellano "A palabras necias, oídos sordos". Los padres deben asegurarse de que sus niños sean firmes en este comportamiento, ya que al principio el niño burlón tratará más de hacer que el niño vulnerable reaccione, por esto es importante que sean firmes y no reaccionen. No tardará mucho tiempo hasta que el niño burlón se dé por vencido.
Aprender respuestas rápidas.
Algunas veces una respuesta rápida confundirá al niño burlón. Pero es importante que esta respuesta no sea en forma de burla o decirle al otro niño un insulto. Si las burlas son a menudo iguales, los padres pueden enseñar a sus hijos respuestas específicas. Por ejemplo, a la broma "Tu usas botas de soldado," el niño puede responder "¡Claro¡ porque soy valiente¡." O si las bromas son diferentes los niños pueden decir, "Yo sé que quieres que me enfade, pero no me importa lo que dices, no te va a funcionar."
Jugar a las burlas.
Es importante que los padres practiquen jugando con sus hijos cualquier respuesta que se les ocurra. Pueden actuar ciertas situaciones. Ridiculizando en casa al niño burlón. Los padres pueden interpretar el papel, diciendo las cosas a sus hijos de la manera en que un niño burlón lo haría, y hacer que sus hijos practiquen las respuestas. Esto no solo ayudará a que los niños superen las burlas. Como resultado de este juego, las burlas seran menos efectivas. También ayudará a que los niños desarrollen maneras apropiadas de responder a las burlas. Cuanto más practiquen jugando respuestas apropiadas, mayor es la probabilidad de vencer al niño burlón.
Proporcione mucho amor y comprensión.
Una vez que los niños han explicado en casa su problema comente de con frecuencia: "cuando yo era pequeño también había en clase un niño que me llamaba…y yo le decía….". Con sus comentarios procure que su hijo se sienta no sólo amado sino también comprendido. Tiene que encontrar un método que funcione, busque con esfuerzo historias de burlas con final feliz. Los padres deben sobretodo asegurarse de que sus hijos comprenden bien cuán orgullosos se sienten de ellos cada vez que tratan de resolver situaciones burlonas difíciles.
Si las burlas suceden en la escuela o en la guardería, hable con el maestro o la persona encargada de los niños. El o ella también deben ayudar.
Pautas que pueden realizar los profesores:
  • Hablar en clase sobre el significado de las burlas. Porque no sólo sufre el niño vulnerable, el niño burlón también sufre -y mucho- en su psiquis con este mal comportamiento.
  • Contar cuentos donde las burlas sean superadas..Por ejemplo "El patito feo"
  • Poner películas donde el comportamiento de las burlas se afee o salga mal parado. Por ejemplo en "Dumbo" los compañeros se ríen al principio de las grandes orejas que tiene el elefantito.
  • Jugar a las burlas entre compañeros. Cada niño tiene que hacer una gracia del siguiente, y el último del profesor o profesora.
  • Corregir al burlón en público.
  • En casos graves consultar con el psicólogo de la escuela.

Mas ayuda para nuestros niños

La risa y el buen humor es la mejor y más barata de las medicinas y combate, cuando menos, el mal humor. Los niños lo descubren de forma espontánea pocas semanas después del nacimiento. Esa primera sonrisa despierta en nosotros la mayor de las ternuras y los mejores sentimientos. Durante toda la infancia, la risa le acompañará y llenará nuestro hogar de uno de los sonidos más bellos. Cabe preguntarnos entonces si, como padres, cuidamos que nuestros hijos cultiven ese maravilloso sentido que es el del humor. ¿Procuramos que aprendan a reírse sin dañar a otros? ¿Cuidamos de que puedan ver en sus errores y en los nuestros una oportunidad de mirar las cosas con perspectiva? ¿Pasamos tiempo con ellos divirtiéndonos?
"Sólo hay un rincón del universo
que usted puede estar seguro de mejorar: usted mismo"
 Aldous Huxley


El sentido del humor es necesario en la vida familiar tanto como la disciplina, la educación o los valores. Las relaciones entre padres e hijos que permiten y dedican tiempo a las diversiones, el buen humor y la risa son más sanas, menos tensas y más cordiales.

El sentido del humor es un sentido eminentemente humano.

Nos permite ver los problemas en su dimensión correcta, ni sobrestimados ni subestimados. Saber reírnos de nuestros errores y asperezas facilita reconducir situaciones que, de otro modo, aumentarían las tensiones y los conflictos.

La risa es una de las expresiones que más beneficios aporta a la persona:
  • Es la expresión de la alegría.

  • Activa la producción de endorfinas, transmisores químicos que aportan al cerebro alivio y bienestar.

  • Libera tensiones.

  • Provoca una respuesta emocional única orientada a la alegría y al bienestar.

  • Aumenta la captación de oxígeno.

  • Crea un ambiente positivo y cordial.

  • Nos ayuda a poner los problemas en perspectiva.


A los niños les encanta reír, les gustan las bromas, les expresiones de buen humor y la alegría.

A los padres nos es bastante fácil hacerles reír cuando son bebés, pero a medida que crecen y empezamos a sentir la responsabilidad de su educación podemos, poco a poco, alejarnos de las expresiones diarias de alegría con que nos dirigíamos a ellos cuando eran pequeños. Nos ponemos perfeccionistas y, llevados por la tensión y el estrés, pasamos la mayor parte del tiempo corrigiendo de forma reactiva o haciendo énfasis en los errores, los conflictos y las dificultades que, por otro lado, son características de seres en continuo aprendizaje y crecimiento.

Y nos olvidamos de pasar tiempo con ellos divirtiéndonos. Dejamos de lado la alegría y el buen humor que tanto nos pueden ayudar en su educación. Y dejamos, por ende, de ser modelos de personas alegres y divertidas, dignas de ser imitadas por nuestro alto sentido del humor. Conviene recordar que los niños aprenden, sobre todo, por imitación, y cuanto más dignos de crédito son los modelos a imitar, mejor y más duradero será el aprendizaje.

Seamos conscientes de que la alegría y el buen humor también se educan.

A los niños les encanta reír y les encantan las bromas. Las familias que logran pasar tiempo divirtiéndose juntas crean vínculos de relación más estrechos y duraderos. Es conveniente, por tanto, pasar tiempo juntos en actividades lúdicas a menudo. Recuerdo una niña de siete años que, tras un paseo invernal por la playa con su papá y sus hermanos en el que jugaron y corrieron todo el tiempo, al regresar a casa hizo un dibujo que lograba transmitir con enorme fuerza, los intensos momentos de diversión que acababa de vivir.

Los padres podemos enseñar a nuestros hijos a no sobredimensionar los problemas a través del buen humor y la alegría.

En cierta ocasión, tras un largo viaje, un paquete de cacao en polvo se abrió dentro de nuestra maleta de ropa manchándolo todo. En el momento en que lo vimos podíamos habernos quejado y lamentado por la ropa, etc., En vez de eso, empezamos a reír y a ver el lado divertido del asunto, comentando que tendríamos que meter los pantalones en el vaso de leche para aprovechar el cacao, o que tal vez la mejor idea sería vaciar la leche directamente en la maleta y tener un montón de leche chocolateada!!! Nuestros hijos aún recuerdan el incidente con risas y en su momento, lo comentaron con los amigos como algo tremendamente divertido.

A lo largo del día tenemos muchas oportunidades de vivir nuestra relación con los niños de forma alegre y divertida, pero hemos de ser capaces de reconocerlos y de vivirlos sin miedo a que las normas o la disciplina se vean afectadas. Un padre o una madre divertidos y alegres son tan o más dignos de crédito que aquellos padres huraños y culpabilizadores. De hecho, a nosotros mismos nos es mucho más grato compartir nuestro tiempo con personas de trato alegre y cordial que con aquellas que siempre se quejan o protestan por todo.

Pero lo que hemos de evitar es reírnos de los niños.

Si nos reímos de sus errores, podemos menoscabar su autoestima dado que se encuentran todavía en una etapa inmadura en la que necesitan afianzar la confianza en sí mismos. Frente a un error deberemos primero saber qué opina nuestro hijo de lo sucedido y después podremos ayudarle a ver el lado divertido del asunto puesto que ya conocemos sus sentimientos.

Es recomendable también comprobar el tipo de humor que ven nuestros hijos en los programas de televisión.

A menudo se utiliza un humor que daña a los demás para hacer reír. Es necesario que mostremos a nuestros hijos que, aunque sea divertido, nunca podemos reírnos a costa del dolor producido a otros. Será necesario hacerles ver que a ellos tampoco les gusta ser blanco de risas y burlas por más divertido que pueda parecer. Este aprendizaje elemental les ayudará a aprender cómo ser divertidos y simpáticos sin perder la empatía (capacidad social básica que nos permite saber cómo se siente el otro y actuar en consecuencia).



Por último, recordar algunos juegos y actividades que nos permitirán educar el sentido del humor en nuestros hijos:
  • Guerras de cosquillas.
  • Batallas de almohadones.
  • Jugar al escondite dentro de casa.
  • Hacer ejercicio físico juntos.
  • Esperar a papá o a mamá escondidos por casa y darle un susto.
  • Ver juntos películas de risa.
  • Hacer comentarios divertidos manteniendo nuestra expresión seria.
  • Salir a pasear y a jugar.
  • Contar chistes.
  • Hacer preguntas aparentemente absurdas: ¿alguien quiere un helado de anchoas?, etc.
  • Vestirnos intencionadamente con una prenda al revés o con dos zapatos distintos.
  • Leer juntos tebeos o cómics divertidos.
  • Contar anécdotas de nuestra infancia.
  • Recordar las cosas divertidas que nuestros hijos hacían cuando eran bebés.
Son sólo algunas ideas que nos permitirán responder a la gran necesidad de alegría que nuestros hijos y nosotros tenemos.

Seamos conscientes de que el sentido del humor nos permitirá ser una familia que acepta la vida tal y como es (¡aunque no se conforme con ella!), aportando soluciones creativas ante situaciones que de otro modo mermarían nuestras relaciones o nuestros estados de ánimo.

Atrevámonos a ser divertidos, seamos capaces de reírnos de nuestros propios errores y de nuestras propias incapacidades mostrando a nuestros hijos cómo crecer y mejorar como personas sin perder el sentido del humor.